domingo, 25 de mayo de 2014

METODOLOGÍA EN INVESTIGACIÓN DEL LENGUAJE NO VERBAL (LNV) APLICADO A LOS CUIDADOS ENFERMEROS

9º CONGRESO DE ENFERMERÍA DE LA DEFENSA


AUTORES: Díaz Grajal, L; Escribano Martín, M; Torija Rodriguez, A; Toyos Holgado, S.*
*Caballeros Alféreces Cadetes Enfermeros, EMISAN, Cuerpo Militar de Sanidad.

BIBLIOGRAFÍA

-Guillén Fonseca, M. Habilidades en la relación médico-enfermera en la Atención Primaria de Salud. Rev Cubana Enfermer vol.27 no.3. 2011.

-Navarro Suay, R. Et Al. Analysis of Evacuations From Areas Operation to the Spanish Role 4 Medical Treatment Facility (2008-2013). Military Medice, 179, 1:71, 2014.

-Román López, P. La comunicación en los gestores de enfermería: un papel fudamental. Facultad de Ciencias de la Salud. Universidad de Almería. 2011.

-Stapless, S. Shen JJ. Nonverbal commnication behaviors of internationally educated nurses and patient care. Res Theory Nurs Pract 2012;26(4):290-308

-Luz, S. The Nonverbal Structure of Patient Case Discussions in Multidisciplinary Medical Team Meetings. ACM Transactions on information systems. Vol30. 2012.

-Corto, V. Et Al. El Lenguaje de los Cuidados. Asosciación Española de Enfermería en Urología. Num.11. 2012.

-Sousa Paiva, S. Et Al. Habilidades sociales en enfermería. EL papel de la comunicación centrado en el familiar. Facultad de Ciencias. Universidad de Almería. 2012.

-Sousa Paiva, S Et Al. Comunicación no verbal madre/hijo en la existencia del HIV materna en ambiente experimental. Rev. Latino-Am, Enfermagen 18(1):[08].2010.

-Tereza de Almeida, R, Itsuko Ciosak, S. Communication between the elderly person and the Family Health Team: is there integrality? Rev. Latino-Am. Enfermagen vol.21 no.4 Ribeirao Preto. 2013.

-Haskard-Zolnierek, K. DiMatteo, MR. Physician communication and patient adherence to treatment: a meta- analysis. Med Care 2009;47:826-34.

-Hall, JA, Roter DL, Blanch DC, Frankel RM. Observer-rated rapport in interactions between medical students and standardized patiens. Patient Educcouns 2009;76:323-7.

-Hall, JA. Roter DL, Blanch DC, Frankel RM. Nonverbal sensitivity in medicalstudents: implications for clinical interactions. JGen Intern Med 2009;24:1217-22.

-Haskard KB. Williams. SL, DiMatteo MR, Heritage J. Rosenthal R. The provider´s voice: patient satisfaction and the content-filtered speech of nurses and physicians in primary medical care. J. Nonverbal Behav 2008:32:1-20.
-Street RL, Makoul G.Arora N, Epstein RM. How does communication heal? Pathways linking clinician-patient communication to health outcomes. Patient Educ Couns 2009;74:295-301.

-Gilbert Da, Hayes E. Communication and outcomes of visits between older patients and nurse practitioners. Nurs Res 2009;58:283-93.

-Ambady, N. Koo J, Rosenthal R. Winograd CH. Physical therapists´ nonverbal communication predicts geriatric patients´health outcomes. Psychol Aging 2002,17:443-52.

-Hall, JA. Roter DL, Rand CS.Commnication of affet between patient physician. J Health Soc Behav 1981;22:18-30-

-PrKachin KM, Schultz IZ, Hughes E. Pain behavior and the developmentof related disability: the impotance of guarding. Clin J Pain. 2007;23:270-310.

-Van  Dulmen AM, Verhaak PFM, Bilo HJG, Shifts in doctor-patient communication durin a series of outpatient consultations in non-insulin-dependent diabetes mellitus. Patient Educ Couns 1997;30:227-37.

-Merten J.Facial microbehavior and the emotionalquality of the therapeutic relationship. Psychother Res 2005;15:325-33.

-Comstock L.M. Hooper EM,Goodwin JM, Goodwin JS. Physician behaviors that correlate with patient satisfactions. J Med Educ 1982;57:105-12.

-Haskrd K, DiMatteo MR, HeritageJ. Affective and instrumental communication in prymary care interactions: predicting the satisfaction of nursing staff and patients. Health Commun 2009;24:21-32.

-Hall JA, Irish JT, Roeter DL, Ehrlich CM, Miller LH. Satisfaction, gender, and communication in medical visits. Med Care 1994:11:234-53.
-Dalton JA, Brown L, Carlson J, McNutt R, Greer SM. An evaluation of facial expression displayed by patients with chest pain. Heart Lung 1999: 28: 168-74
-Hall JA, Roter DL, Milburn MA, Daltroy LH. Patients health as a predictor of physician and patient behavior in medical visits: a synthesis of four studies. Med Care 1996:34:1205-18.
-Troisi A,Pompili E,Binello L,Sterpone A.Facial expressivity during the clinical interview as a predictor of functional disabilityin schizophrenia:a pilot study. Progr Neuro-Psychopharmacol Biol Psychiat 2007:31:475-81.
-Ambady N, LaPlante D,Nguyen T, Rosentahl  R,Chaumenton N, Levinson W. Suegros tone of voice: aclue to malpractice history. Surgery 2002: 132:5-9.
-Weinberger M, Greene JY,Mamlin JJ. The impact of clinical encounter events on patient and pshycian satisfaction. Soc Sci Med Part E Med Pshychol 1981:15:239-44.
-Smith CK, Polis E, Hadac RR. Characteristics of the initial medical interview associated with patient satisfaction and understanding. J Fam Pract 1981:12:283-8.
-Kurtz, S. Physician nonverbal behavior and patient satisfaction in physician-patient interviews. PhD diss. Denver, CO: University of Denver: 1975.
-Rasting M, Beutel ME. Dyadic affective interactive patterns in the intake interview as a predictor of outcome. Psychother Res 2005:15:188-98.
-Larsen KM,Smith CK Assesment of nonverbal communication in the patient-physican Interview. J Fam Pract 1981:12:481-8.
-Greene MG, Adelman RD, Friedmann E, Charon R. Older patient satisfaction with communication during an initial medical encounter. Soc Sci Med 1994:38:1279-88.

-Von Baeyer CI. Social and pain behavior in the fisrst 3min of a pain clinic medical interview.  Pain Clin 1994:7:169-77.

jueves, 22 de mayo de 2014

LA RESILIENCIA EN LA BAJA EN COMBATE


9º CONGRESO DE ENFERMERÍA DE LA DEFENSA

AUTORES: Alfaro Martínez, C; Fernández Vizuete, L; Cebrian López, D; Sánchez-Gutiérrez, J.*
*Caballeros/Damas Alféreces Cadetes Enfermeros, EMISAN, Cuerpo Militar de Sanidad.

Esta entrada contiene la bibliografía de la presentación del póster "La resiliencia en la baja en combate", publicado por los autores en el 9ª Congreso de Enfermería de la Defensa, durante los días 16 al 18 de junio de 2014.


BIBLIOGRAFÍA


La bibliografía de nuestro trabajo ha sido consultada en las bases de datos de Medline, PsycInfo, Scielo, IEEE y en la revista de Sanidad Militar Española.



1.        Aupperle RL, Connolly CG, Stillman AN, May AC, Paulus MP. Deployment and post-deployment experiences in OEF/OIF veterans: Relationship to gray matter volume. PLoS One. 2013 09/18;8(9):e75880-.
2.        Ballenger-Browning K, Schmitz KJ, Rothacker JA, Hammer PS, Webb-Murphy J, Johnson DC. Predictors of burnout among military mental health providers. Mil Med. 2011 03;176(3):253-60.
3.        Barrera TL, Graham DP, Dunn NJ, Teng EJ. Influence of trauma history on panic and posttraumatic stress disorder in returning veterans. Psychol Serv. 2013 05;10(2):168-76.
4.        Benito Ruiz Adolfo, Oudda Santos Laila, Benito Ruiz Guillermo, Lahera Forteza Guillermo, Fernández Liria Alberto. Los factores de resiliencia ante las situaciones traumáticas: Análisis tras los atentados del 11 de marzo en una muestra de pacientes en el CSM de Alcalá de Henares. Rev. Asoc. Esp. Neuropsiq. [revista en la Internet]. 2010 Sep [citado 2014 Abr 28] ; 30(3): 375-391. Disponible en: http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0211-57352010000300002&lng=es. http://dx.doi.org/10.4321/S0211-57352010000300002.
5.        Bowles SV, Bates MJ. Military organizations and programs contributing to resilience building. Mil Med. 2010 06;175(6):382-5.
6.        Britt TW, Adler AB, Bliese PD, Moore D. Morale as a moderator of the combat exposure-PTSD symptom relationship. J Trauma Stress. 2013 02;26(1):94-101.
7.        Bryan CJ, Hernandez AM, Allison S, Clemans T. Combat exposure and suicide risk in two samples of military personnel. J Clin Psychol. 2013 01;69(1):64-77.
8.        Bryan CJ, Kanzler KE, Durham TL, West CL, Greene E. Challenges and considerations for managing suicide risk in combat zones. Mil Med. 2010 10;175(10):713-8.
9.        Chapman PL, Cabrera D, Varela-Mayer C, Baker M, Elnitsky C, Figley C, et al. Training, deployment preparation, and combat experiences of deployed health care personnel: Key findings from deployed U.S. army combat medics assigned to line units. Mil Med. 2012 03;177(3):270-7.
10.      Fritch AM, Mishkind M, Reger MA, Gahm GA. The impact of childhood abuse and combat-related trauma on postdeployment adjustment. J Trauma Stress. 2010 04;23(2):248-54.
11.      Gallaway MS, Millikan AM, Bell MR. The association between deployment-related posttraumatic growth among U.S. army soldiers and negative behavioral health conditions. J Clin Psychol. 2011 12;67(12):1151-60.
12.      García Silgo M.. Revisión de programas de resiliencia basados en la evidencia en los ejércitos. Sanid. Mil. [revista en la Internet]. 2013 Sep [citado 2014 Abr 28] ; 69(3): 182-194. Disponible en: http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1887-85712013000300005&lng=es. http://dx.doi.org/10.4321/S1887-85712013000300005.
13.      Gorman LA, Fitzgerald HE, Blow AJ. Parental combat injury and early child development: A conceptual model for differentiating effects of visible and invisible injuries. Psychiatr Q. 2010 03;81(1):1-21.
14.      Gottman JM, Gottman JS, Atkins CL. The comprehensive soldier fitness program: Family skills component. Am Psychol. 2011 01;66(1):52-7.
15.      Green KT, Calhoun PS, Dennis MF, Beckham JC. Exploration of the resilience construct in posttraumatic stress disorder sensitivity and functional correlates in military combats veterans who have served since september 11, 2001. J Clin Psychiatry. 2010 07;71(7):823-30.
16.      Jacobson IG, Horton JL, LeardMann CA, Ryan MAK, Boyko EJ, Wells TS, et al. Posttraumatic stress disorder and depression among U.S. military health care professionals deployed in support of operations in iraq and afghanistan. J Trauma Stress. 2012 12;25(6):616-23.
17.      James LM, Van Kampen E, Miller RD, Engdahl BE. Risk and protective factors associated with symptoms of post-traumatic stress, depression, and alcohol misuse in OEF/OIF veterans. Mil Med. 2013 02;178(2):159-65.
18.      Johnston SL, Dipp RD. Support of marines and sailors returning from combat: A comparison of two different mental health models. Mil Med. 2009 05;174(5):455-9.
19.      Juanes-Cuartero Rodríguez, A. P. Comprehensive fitness soldier: En busca del soldado resiliente. IEEE. 2012 05; 42/2012.
20.      Karstoft K, Armour C, Elklit A, Solomon Z. Long-term trajectories of posttraumatic stress disorder in veterans: The role of social resources. J Clin Psychiatry. 2013 12;74(12):e1163-8.
21.      Kaspersen Marianne, Matthiesen Stig Berge. Síntomas de Estrés Postraumático entre los soldados de Naciones Unidas y el personal perteneciente al voluntariado. Eur. J. Psychiat. (Ed. Esp.)  [revista en la Internet]. 2003 Jun [citado 2014 Abr 28] ; 17(2): 69-77. Disponible en: http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1579-699X2003000200001&lng=es. http://dx.doi.org/10.4321/S1579-699X2003000200001.
22.      Lee EAD. Complex contribution of combat-related post-traumatic stress disorder to veteran suicide: Facing an increasing challenge. Perspect Psychiatr Care. 2012 04;48(2):108-15.
23.      Lee JEC, Sudom KA, Zamorski MA. Longitudinal analysis of psychological resilience and mental health in canadian military personnel returning from overseas deployment. J Occup Health Psychol. 2013 07;18(3):327-37.
24.      Martínez Sánchez J.A.. Análisis descriptivo del personal militar español asistido por el Servicio de Psicología del ROLE 2 de Herat, Afganistán. Sanid. Mil. [revista en la Internet]. 2012 Sep [citado 2014 Abr 28] ; 68(3): 163-167. Disponible en: http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1887-85712012000300006&lng=es. http://dx.doi.org/10.4321/S1887-85712012000300006.
25.      McGeary DD. Making sense of resilience. Mil Med. 2011 06;176(6):603-4.
26.      Mitchell MM, Gallaway MS, Millikan A, Bell MR. Combat stressors predicting perceived stress among previously deployed soldiers. Mil Psychol. 2011 11;23(6):573-86.
27.      Perlick DA, Straits-Tröster K, Dyck DG, Norell DM, Strauss JL, Henderson C, et al. Multifamily group treatment for veterans with traumatic brain injury. Professional Psychology: Research and Practice. 2011 02;42(1):70-8.
28.      Picchioni D, Cabrera OA, McGurk D, Thomas JL, Castro CA, Balkin TJ, et al. Sleep symptoms as a partial mediator between combat stressors and other mental health symptoms in iraq war veterans. Mil Psychol. 2010 07;22(3):340-55.
29.      Rona RJ, Hooper R, Jones M, Iversen AC, Hull L, Murphy D, et al. The contribution of prior psychological symptoms and combat exposure to post iraq deployment mental health in the UK military. J Trauma Stress. 2009 02;22(1):11-9.
30.      Schaubroeck JM, Riolli LT, Peng AC, Spain ES. Resilience to traumatic exposure among soldiers deployed in combat. J Occup Health Psychol. 2011 01;16(1):18-37.
31.      Seligowski AV, Pless Kaiser A, King LA, King DW, Potter C, Spiro AI,II. Correlates of life satisfaction among aging veterans. Applied Psychology: Health and Well-Being. 2012 11;4(3):261-75.
32.      Smith AJ, Benight CC, Cieslak R. Social support and postdeployment coping self-efficacy as predictors of distress among combat veterans. Mil Psychol. 2013 09;25(5):452-61.
33.      Tedeschi RG, McNally RJ. Can we facilitate posttraumatic growth in combat veterans? Am Psychol. 2011 01;66(1):19-24.
34.      Vuksic-Mihaljevic Zeljka, Bensic Mirta, Begic Drazen, Lauc Gordan, Hutinec Bernarda, Candrlic Vladimir et al . El trastorno por estrés post-traumático relacionado con el combate entre los veteranos croatas: modelos causales para grupos (clusters) de síntomas. Eur. J. Psychiat. (Ed. esp.) [revista en la Internet]. 2004 Dic [citado 2014 Abr 28] ; 18(4): 197-209. Disponible en: http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1579-699X2004000400001&lng=es. http://dx.doi.org/10.4321/S1579-699X2004000400001.
35.      Weierstall R, Huth S, Knecht J, Nandi C, Elbert T. Appetitive aggression as a resilience factor against trauma disorders: Appetitive aggression and PTSD in german world war II veterans. PLoS ONE. 2012 12;7(12).
36.      Zeraj G, Solomon Z, Cohen A, Ein-Dor T. TEPT, resiliencia y crecimiento postraumático entre los ex prisioneros de guerra y de combate de los Veteranos.Isr J Psychiatry Relat Sci. 2013, 50 (2) :91-98.

miércoles, 10 de octubre de 2012

PALABRAS SIN SENTIDO



PALABRAS SIN SENTIDO, EL MUNDO DE LAS ABREVIATURAS MÉDICAS


Una de las principales tareas de la enfermería es la gestión de la información del paciente plasmada en la HC (Historia Clinica). Muy a menudo los profesionales de la salud, tendemos a utilizar lenguaje muy tecnico y cerrado, únicamente comprensible conociendo el codigo de descrifrado, es muy común encontrar expresiones como HC, RSRS, RSCS, etc, estas expresiones reflejan una información muy concreta y de importancia, es por ello que necesitamos saber que nos quieren decir con ello. Realizando una búsqueda bibliográfica he encontrado este diccionario publicado por el Ministerio de Sanidad, espero que al menos las siglas dejen de ser ese gran muro ante el entendimiento entre los enfermeros, medicos y resto de profesionales de la salud...
http://www.msc.es/estadEstudios/estadisticas/docs/diccionarioSiglasMedicas.pdf

domingo, 18 de marzo de 2012

Humanismo cristiano en el ámbito sanitario (I)


Bienaventurados los que sufren, porque ellos serán consoladosSon muchas las voces que desde hace unas décadas están llamando a los cristianos a vivir desde un humanismo con raices cristianas, yo lo quiero llamar humanocentrismo.
El nuevo humanismo cristiano, sitúa al hombre en el lugar que le corresponde, criatura, que es amado con locura por Dios su creador. De este primer punto se derivan el resto de las cuestiones. Todos somo criaturas de Dios, por lo tanto la persona que tengo a mi lado es inmensamente importante, tiene un valor incalculable. Solo desde Cristo y con Cristo podemos dar luz al misterio del hombre. Cristo, verdadero Dios y verdadero Hombre, nos redime del pecado y nos llama a una nueva vida.
Desde aquí, el cristiano tiene que ver al que está al lado como Templo del Espiritu Santo y redimido por Cristo, el cual con su Sangre nos ha salvado. Porque se ha pagado este precio tan caro, el cristiano ve al enfermo, al necesitado, como una misión especial encomendada por el mismo Dios, cuidar al que lo necesita, consolar al que llora, reir con el que rie, compadecer con el que sufre. El sanitario que amplía su horizonte con la luz de Cristo, es capaz de ver al mismo Cristo en el que está cuidado, recordando a ese enfermo que se siente desconsolado, angustiado, al que se siente inválido, que es un don precioso de Dios, que es fántastico aunque le falte una pierna, o no pueda hablar, o tenga una enfermedad degenerativa, o se miré al espejo y no sepa quien es, todo ensalza al ser humano, le hace ver cual es la misericordia de Dios para con el que sufre, los sanitarios cristianos podemos ser instrumentos de Dios para alumbrar este mundo.

martes, 25 de octubre de 2011

SUPEROXIDO DISMUTASA, LA GRAN DEFENSA....


SUPEROXIDO DISMUTASA, LA GRAN DEFENSA....
Los organismos y en especial el organismo humano, es fruto de la sintonia perfecta de la naturaleza, del equilibrio de fuerzas, sustancias, etc. Este equilibrio permite que la vida pueda seguir su curso. Cuando el organismo es atacado, es decir, rompen su equilibrio éste se defiende, tiene distintos mecanismos para prevenir, disminuir y eliminar ese efecto adverso. Uno de estos mecanismo es la SOD (La superóxido dismutasa) que es una enzima que se encuentra normalmente en el organismo y que proporciona una defensa contra tal estrés oxidativo.


Para ser más concretos es un componente que se produce en la membrana de los neutrofilos y macrofagos (junto con el peroxido de hidrogeno y los iones hidroxilo). Tienen gran potencial bactericida, especialmente de bacterias que son anaerobias.


Existen varios tipos de superóxido dismutasa. SOD1 se encuentra en el citoplasma, SOD2 en las mitocondrias y SOD3 en el líquido extracelular. La primera es un dímero (consiste en dos subunidades), mientras que las otras son tetrámeros (cuatro subunidades). SOD1 y SOD3 contienen cobre y zinc, mientras que SOD2 tiene manganeso en su centro reactivo. Los genes se encuentran localizados en los cromosomas 21, 6 y 4, respectivamente (21q22.1, 6q25.3 y 4p15.3-p15.1).


Algunas bacterias como es el Bacilo de koch secretan una serie de sustancias que neutralizan este efecto bactericida, por lo que la defensa del organismo disminuye.




Esta funcion es posible a que cataliza la dismutación de superóxido en oxígeno y peróxido de hidrógeno. Debido a esto es una importante defensa antioxidante en la mayoría de las células expuestas al oxígeno.




Hasta 2010 se han encontrado 248 mutaciones en las SOD. Las mutaciones en la primera enzima SOD (SOD1) se han relacionado con la esclerosis lateral amiotrófica (ELA). Las otras dos tipos de enzimas no se han relacionado con ninguna patología conocida, sin embargo en ratones la inactivación de SOD2 provoca la muerte perinatal e inactivación de SOD1 causa hepatocarcinoma. Las mutaciones en SOD1 pueden provocar ELA a través de un mecanismo que aún no es comprendido, pero que no se debe a una pérdida de la actividad enzimática. La sobreexpresión de SOD1 se ha relacionado con el síndrome de Down. El medicamento "Orgotein" contiene superóxido dismutasa purificada de hígado bovino.


En los últimos años se ha especulado sobre el uso de esta sustancia para los tratamientos antiedad, con el fin de minimizar los efectos de la falta de oxigeno en los tejidos.

miércoles, 19 de octubre de 2011

PROTEINA C REACTIVA

En el ejercicio de nuestra labor profesional podemos encontrar numerosas situaciones en las que la observación del paciente nos permitirá determinar el estado del mismo.

Con el desarrollo de la ciencia, especialmente en el ámbito de la quimica, tenemos herramientas de gran sensibilidad y especificidad.
Una de estas herramientas es la determinacion de los valores de la proteina C reactiva.

Pero esta proteina, ¿de qué nos sirve?

Esta proteina se sintetiza en el hígado durante episodios agudos y se producen cuando hay una infeccion o una respuesta inflamatoria.

http://www.youtube.com/watch?v=p6XjS8vEX3c

Nos ayuda a:

Diferenciar inflamación sin infección de inflamación con infección bacteriana.
■ Diferenciar el origen etiológico de una infección (vírica-bacteriana).
■ Monitorización de la respuesta de los antibióticos utilizados.
■ Evaluar la gravedad de la infección bacteriana.
■ Establecer el pronóstico.
■ Detección de sobreinfección bacteriana en un proceso inflamatorio quirúrgico o de etiología vírica establecida

Algunos valores y que nos indican:
Secreción entre 4-6 horas postestimulación con pico a las 6 horas.
■ Valores entre 3-10 mg/l se consideran no relevantes, modesta estimulación debida a procesos inflamatorios menores como: DM, obesidad, tabaquismo, fatiga, trastornos del sueño, consumo de alcohol, depresión, envejecimiento, enfermedad periodontal, uremia, hipertensión, sedentarismo, tratamiento hormonal sustitutivo.
■ Valores >20 mg/l con clínica compatible y leucocitosis orientarían a una infección
bacteriana.
■ Valores > 100 mg/l indican en un 80-85% infección bacteriana.

Actualmente su importancia en las urgencias es vital, esto es debido a que gracias a nuevas tecnicas es posible determinar valores inferiores a 3 mg/l, ayudandonos en la realizacion de un screening para determinacion del riesgo cardiovascular.

Para su extraccion analitica se utiliza un tubo de extraccion con gel separador (bioquimica).

miércoles, 5 de octubre de 2011

Intoxicación por estramonio, un peligro que nos rodea...




Datura stramonium o estramonio, es una planta del género Datura de la familia de las solanáceas.


Esta planta crece en las orillas de los rios, establos, estercoleros, escombreras y vertederos de basuras. Crece en todo tipo de suelos aunque es más vigorosa en suelos húmedos y con abundantes nitratos. Se la conoce con distintos nombre populares como son revientavacas, higuera del infierno o hierba del diablo, entre otros.



¿Porqué es relevante el conocimiento por parte de la enfermería de esta planta?

Pues bien, como ya sabeis en los últimos meses algún que otro individuo ha consumido este tipo de planta, ocasionadole graves problemas de salud e incluso el coma y la muerte . Estos sucesos no son nuevos dado que esta planta se consume desde hace tiempo para tener los efectos alucinatorios. http://www.europapress.es/extremadura/noticia-paciente-ingresado-badajoz-intoxicacion-estramonio-sale-coma-20110829131704.html


La clave de los terribles efectos que produce el consumo de esta planta son los componentes de su savia y de algunas partes como son las semillas, la raiz.

Los componentes son los siguientes:

atropina

escopolamina

hioscinamina


Los sintomas consisten en sindrome anticolinérgico y presentan a nivel cardiaco: aumento de la frecuencia cardiaca, aumento de la tensión arterial, a nivel neurologico: convulsiones, confusión, alucinaciones. Las pupilas se pueden observar en midriasis. Fiebre y mucha sed.


Las medidas de actuación de enfermería dependeran del estado del paciente, pero en general serán:


Monitorización de las costantes vitales

Asegurar el aporte de O2

Insertar sonda nasogastrica.

Lavado de estómago (en su caso)

Canalización una vía periférica.


El fármaco utilizado en estos procesos es la Fisostigmina, es un anticolinesterásico que se utiliza exclusivamente como antídoto para estas situaciones. Se administra por vía e.v. 0'5 a 2 mg de forma lenta (1mg/min). Una vez revertida la incosciencia se inicia infusión iv hasta 4mg/h. Cuidado a las convulsiones y demás efectos secundarios.


Mucha vigilancia por posible empeoramiento del cuadro clinico.